Bienvenida · Welcoming

lunes, 6 de febrero de 2017

2ª contradición aparente · Preparar la improvisación



2ª contradicción aparente · Preparar la improvisación

 Cuantas más cajas donde buscar, más podremos sorprender/nos.

Retomo un poco antes de lo previsto el blog para enfrentarme a una nueva contradicción aparente en relación al pensamiento y los perfiles creativos.

2ª contradicción aparente: Preparar la improvisación
No es nada ocurrente esta idea: las personas creativas tienen gran capacidad de improvisación.
Improvisación artística, culinaria, expresiva, de generación de ideas, de búsqueda de soluciones, de nuevas asociaciones...
En definitiva, la definición de creatividad viene dada, aparentemente, por el hecho de tener gran capacidad para improvisar en cualquier faceta.

Sin embargo, si defiendo a capa y espada el hecho de que la creatividad es un rasgo propio del ser humano...
Si creo a pie juntillas que todos somos creativos por el hecho de ser seres humanos...
¿Cómo es posible que algo aparentemente no preparable, no 'entrenable' como me gusta decir, pueda ser un rasgo de la personalidad creativa?

Y aquí entra la contradicción. La improvisación hay que prepararla. O mejor aún. Hay que estar preparado para saber improvisar.

De los cientos de miles de opciones que existen para definir la improvisación, siempre me ha gustado una cuyo origen desconozco que dice: 'Improvisar es elegir la mejor respuesta de todas las posibles".
Aunque alguno dirá... '¿Y eso no es una cualidad innata que o se tiene o no se tiene?'

Desgranemos la definición.
ELEGIR: Nadie puede elegir si solo tiene una sola opción. Por lo tanto, para poder elegir se necesita más de una opción, más de un camino, más de una nota, más de una idea, más de una solución, más de un trazo, más de un condimento, más de una técnica, más de un procedimiento...
LA MEJOR RESPUESTA: En este aspecto es donde radica la capacidad de improvisar. La mejor... ¿para qué? Pues sencilla y llanamente, para conseguir el objetivo perseguido. Si improvisamos un menú, buscamos que sea el más exquisito, o apetitoso, o rápido, o equilibrado, o sano, o... Si improvisamos un croquis buscamos que sea lo más claro, o definitorio, u orientador, o... Si improvisamos una escena queremos que sea la que más se ajuste al personaje, o a la acción, o la que más remueva al espectador, o la que más le guste al director, o a los espectadores, o... De entre todas las posibles, la mejor. Eso convierte una improvisación en una buena improvisación
DE TODAS LAS POSIBLES: ¿Quién determina cuáles son 'todas las posibles'? Según Georges Laferrière, siempre hay N+1 posibilidades. Con lo cual, nunca habrá todas. Pero y además, sí todas las posibles. Es decir, aquellas que estén a nuestro alcance. Aquellas que podamos probar. Aquellas cuyo riesgo esté medianamente controlado. Aquellas que, alguna vez, han pasado a formar parte de nuestro almacén de posibilidades.

Por eso, al final, cuantas más cajas tengamos donde buscar, más podremos sorprender o sorprender...nos.

Volviendo ahora al principio de esta entrada donde decía que 'las personas creativas tienen gran capacidad de improvisación', quiero redactarlo a la inversa.
Quienes entrenan y amplían su capacidad de improvisar, de elegir, de ampliar su abanico de opciones, se están convirtiendo en personas más creativas.
Y no precisamente por arte de magia, sino por entrenamiento, aprendizaje, trabajo...

En este mundo tan condicionado por el trabajo y el dinero, se suele envidiar de forma más o menos sana a las personas que desarrollan su vida laboral casi sin discontinuidad, enlazando un trabajo con otro, un proyecto con otro, incluso solapándose y sin intención de convertirse en personas monocromáticas, funcionariales...
¿No será que han intentado ser lo más variados posible en sus habilidades y formación, en su interés, en invertir su tiempo libre en formarse, divertirse y vivir y, por tanto, tienen más opciones para 'improvisar' un nuevo trabajo?

La palabra emprendedor suena raro, a veces hasta mal. Digamos entonces esforzado, trabajador, inquieto, curioso, impetuoso, buscador... en fin, todas las cualidades que le hacen ser una persona capaz de tener más opciones donde elegir.
Una persona con más capacidad de improvisar.
Una persona, en consecuencia, más creativa.

Utiliza tu tiempo no solo para sobrevivir, sino para vivir, para buscar, para preguntarte, para aprender y enseñar, para probar, acertar y errar, para acumular más y más experiencias que te hagan crecer, crear y creer...
Entonces estarás entrenando tu capacidad de improvisar.
Estarás entrenando tu creatividad como ser humano.

Y si a pesar de todo, tu situación vital no te permite escudriñar, investigar, experimentar, porque se 'reduce' a un día a día que genera un horario demasiado condicionado por el trabajo, la familia, las obligaciones de ama o amo de casa, de padre o madre, de trabajador, de autoempleador, de...

Solo te invito a que pruebes a hacer las cosas de otra manera. A improvisar en algunas facetas de tu vida. A hacer cosas imprevistas. Cosas no programadas. A hacer locuras, inoportunidades, tontunás... Con riesgo controlado, pero y además, con el afán de aumentar tu número de cajas donde escudriñar y descubrir como sorprender...te.
Que seas tú el que elijas, dentro de lo posible, lo que quieres o debes hacer en cada momento y con cada quien...
Aunque sea para confirmar que lo que llevas haciendo media vida, es lo que seguirías eligiendo cada día, porque...
¡¡¡Es la mejor de todas las ideas posibles!!!

Y si no lo tienes claro, si puedo, si quieres, te ayudo a pensar en otras... a entrenar tu capacidad de improvisar... tu pensamiento creativo... a probar otra vida... ¡¡¡Cuando tenga que serse!!!

Yo, por de pronto, seguiré acumulando y abriendo cajas porque...
¡¡¡NO ME CANSO!!!

Y… ya!!!

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Improvisad un comentario para este blog


Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es

6 comentarios:

  1. Sin ninguna duda, la improvisación se entrena. Estuve durante cuatro años seguidos haciéndolo, trabajando dramaturgia actoral con José Sanchis Sinisterra y mis compañeros del Colaboratorio. Estuvimos comentándolo muchas veces: ¿qué nos aportaba la preparación? Investigamos si con el mismo ejercicio, la preparación nos aportaba algo, unos actores y actrices lo preparaban y otros no... Yo era y soy un defensor de la preparación, a más reglas y datos, a más constricción de la libertad, más creatividad. Y sin embargo algunas veces del trabajo sin red salían improvisaciones maravillosas... Pero siempre con unas reglas, para jugar hay que saber siempre a qué se juega.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gabriel. Improvisando un comentario diré que es algo que llevo observando que, cuanto más entrenamos cualquier aptitud e incluso actitud, más fácil es afrontar aquello para lo que no estamos, aparentemente, preparados.

    ResponderEliminar
  3. Mis queridos amigos, la mejor improvisación , a mi entender, es la que está aparentemente controlada, porque hay un inicio y final definidos ,pero el resultado , es simplemente mágico
    De eso se trata verdad ?...
    De disfrutar y hacer disfrutar improvisando de manera controlada ...

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. ¿Por lo dulce? ¿Lo rico? ¿El acné?

      Eliminar
    2. ¡Por todo! 😋
      Lo del acné es un mito... 😂

      Eliminar