Bienvenida · Welcoming

miércoles, 31 de diciembre de 2014

El tiempo... Una dimensión alterada!!!

El tiempo… Una dimensión alterada!!!





¿Cuánto dura un reloj de arena?

Sí. Yo también he caído.
Como empieza un nuevo año, parece que hay que escribir, felicitar, desear, recordar, reflexionar, ponderar y todos los infinitivos que se nos ocurran.

Parece que el uno de enero de cualquier año empiezan cosas únicas, distintas, nuevas…
¿Por qué?

Consideremos que el tiempo no es más que otra dimensión.
Como el resto de dimensiones, sirve para medir, unir, separar, distanciar, marcar ritmos…
La dividimos en dimensiones porque los seres humanos necesitamos referencias…

Sin embargo, cuando pedimos que nos corten el fiambre fino, no utilizamos medidas de anchura. Utilizamos sensaciones, colocamos los dedos más o menos cerca y decimos ese ‘así’ tan bonito que el charcutero interpreta a su antojo.

Cuando nos citamos con alguien en una ciudad desconocida, no preguntamos la distancia en unidades de medida internacional. Usamos el consabido ‘está cerca de…’ o ‘pegaíto a…’ o incluso utilizamos otra dimensión como el tiempo para definir que está a menos de 5 o 10 minutos.

Y si hablamos de altura, ya sabemos esa sensación que se cura con la edad, de lo altísimo que tu profe de infantil guardaba aquello que tanto te gustaba y escondía en un estante inalcanzable de la clase. Con los años, nos sorprendía que eso pudiera ser un escondite ‘tan a la vista’.

Desde luego, no decimos que vivo a 245 kilómetros ni que tu ventana está a 4,5 metros del suelo, ni que tus ojos son inmensos con esos 3,85 centímetros del lacrimal a la otra punta (que no sé si tiene nombre).

Si el tiempo no es más que otra dimensión… ¿Por qué nos empeñamos en repasar los 365 días inmediatamente anteriores a un 12 de diciembre a las 12 horas de la noche?
¿Por qué no repasar los últimos 29 o los últimos 1.273 días de tu vida?
¿Por qué tomar como medida un año?

¿Y por qué desear lo mejor en los próximos 365 y no que tus deseos se te cumplan en tres meses, en 34 días o esta misma noche?

Normalmente, las cosas importantes de la vida no tienen medidas exactas de longitud, anchura o altura. Menos aún, no duran porciones exactas de tiempo.

Una vida!!!
¿Qué es una vida? ¿Un segundo? ¿Un año? ¿90?
Sí parece que estamos seguros de que un ratito no es una vida y para un ratito hay cosas que preferimos no iniciar …
Pero y además, hay instantes que se nos hacen eternos… A veces por lo que cuesta soportarlos y a veces porque nos llenan a borbotones y parece que no acaban jamás!!!

¿Una buena sesión de creatividad debería durar 45 minutos? Eso dicen los popes de la creatividad, pues es la duración máxima de la capacidad de atención de un auditorio…
¿Dos horas? Entre lo que se tarda en arrancar y lo que se pierde en vano…
¿Lo que el cuerpo aguante? Mientras vosotros no queráis parar yo no paro…

Y cambiar la educación, ¿qué nos va a llevar?
¿Una generación?
¿Dos cursos?
¿La vida misma?

Y la felicidad… ¿Cuánto dura?
¿Lo que un beso?
¿Lo que una mirada?
¿Lo que un alumno en darte las gracias años después de haber salido de tus manos?

Una sonrisa puede permanecer grabada SIEMPRE.
Y un enorme canal interoceánico se puede atravesar en apenas unas décimas de segundo.

El tiempo es una dimensión alterada.
Está constreñida por los calendarios, los relojes, los cronómetros, los nanosegundos de respuestas del click de un ratón o de la pulsación de nuestro dedo en la pantalla.

Sin embargo, si bien la altura, la anchura y la longitud son dimensiones que, razonablemente estimamos comunes aunque para algunos es alto lo que para otros bajo, etcétera, el tiempo….
El tiempo está alterado porque no lo sabemos manejar ni tenemos referencias que nos sirvan a todos.

Por eso me encantan los relojes de arena.
Porque, ¿cuánto dura un reloj de arena?

Pues, ¡¡¡exactamente el tiempo que tardemos en girarlo!!!

Sí. Me encantan los relojes de arena porque el ritmo, y la dimensión del tiempo se la damos nosotros a nuestro antojo.

Y estaréis de acuerdo conmigo en que hay momentos en que desearíamos que el tiempo se detuviese o se estirara como un chicle, y momentos en que desearíamos que el tiempo pasase como un rayo sin apenas dejar rastro.

Yo quiero un reloj de arena y quiero que mi vida transcurra al ritmo que yo le de vueltas…

Ya sé que diréis que eso es imposible. Que el tiempo es inexorable. Que el día tiene 24 horas y que hay veces que uno no da más y otras que nos hartaremos de esperar para… nada….

Pues yo os digo que lo voy a intentar.
Que voy a vivir mi reloj de arena y que cuando lo necesite le daré vueltas como si de un yoyó se tratase y otras que intentaré que la arena caiga grano a grano para que todo dure mááááááááásssssss.

¿No perseguimos la creatividad?
¿No queremos ser distintos, divergentes, divertidos?
¿No buscamos denodadamente aquello que nos haga felices?

Pues yo quiero mi reloj de arena.
Para alterar el tiempo y el resto de dimensiones….

Y si la arena es verde… Miel sobre hojuelas!!!

Espero vuestras opiniones…

Y no me canso.
Por mucho que tenga que esperar!!!
Ya me encargaré de darle las vueltas al reloj de arena, según nos convenga!!!

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Os espero…

En algún lugar, hacia alguna parte…

Y, con respecto al tiempo… SIEMPRE!!!



Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es

viernes, 19 de diciembre de 2014

La creatividad no se enseña... se provoca... se entrena!!!

La creatividad no se enseña… se provoca… se entrena!!!



video

¿Qué es ser creativo?

Con la primera parte del título de esta entrada de vuestro blog, pareciera que echo piedras sobre mi tejado y que quiero dejar entrever que, o se nace, o no se nace creativo.

Sin embargo, espero que la segunda parte aclare la perspectiva.


No es que nadie nazca creativo y, como a menudo suelo decir, al ser la creatividad entrenable, poco a poco la vamos desarrollando.

TODOS NACEMOS CREATIVOS y si debemos entrenar la creatividad es, simplemente, para no perderla.


En el famoso experimento sobre pensamiento creativo de, '¿para qué sirve un clip?', se hace constar que los usos o utilidades de un clip, se reducen a 10 o 15 de media en cualquier entrevistado.
Sin embargo, una mente con pensamiento divergente y proclive a la creatividad con genialidad, logra pensar en más de 200.

Bien, esta herramienta que es el pensamiento divergente, en este experimento, dio como resultado que los niños de entre 3 y 5 años son un 98% genios divergentes, de 8 a 10, poco más del 30 y a partir de 13 años, no pasan del 10%.


Las consecuencias son claves.

La primera es que nuestro sistema educativo y nuestra realidad social nos hacen perder nuestro pensamiento divergente y, en paralelo, nuestra capacidad creativa.

Y la segunda consecuencia es quizás más relevante. TODOS NACEMOS con pensamiento divergente y potencialmente creativos… El problema es que lo vamos perdiendo…


Es decir, al igual que las teorías de los universales lingüísticos, todos nacemos con la potencialidad de ser creativos y, por tanto, no podemos ser enseñados a ser creativos.
A lo único que podemos aspirar es a ser entrenados y provocados para mantener engrasada la máquina creativa que llevamos dentro.


Lo triste es  que, teniendo como tenemos ese gran potencial, lo vayamos perdiendo poco a poco o no tan poco a poco, para cumplir con el requisito de ser estándares, correctos, unívocos, ‘sociales’…

Porque a veces, ser creativo se identifica con no cumplir lo estandarizado, ser incorrectos, ser difusos o asociales…

Cuando, realmente, lo que provoca el pensamiento y el ser creativo es, precisamente…
Elevar el estándar por los picos de genialidad del ser creativo.  
Aprender del error que es la única manera de crecer y de buscar horizontes que hagan prosperar en todos los sentidos al ser humano.
Ser plurales, divertidos, divergentes y aprender de la multiplicidad de respuestas, de la multiplicidad de razonamientos y de la multiplicidad de consecuencias que conlleva la vida y el SER humano.
Formar parte del pensamiento social, del pensamiento colectivo y del pensamiento de equipo aportando lo que cada uno mejor puede aportar al conjunto y arriesgando por los demás.


Ojalá el mundo se diera cuenta de que todo lo que ha avanzado y corregido a lo largo de la historia se lo debe a mentes creativas que no se rindieron ante los obstáculos y siguieron entrenando y dejándose provocar, a veces de forma inconsciente, aleatoria o casualmente (provocación), a veces consciente y concienzudamente (entrenamiento)

La estandarización de la educación, del trabajo, de las relaciones sociales, se ha podido mantener porque han existido picos de creatividad y seres 'no estandarizados' que han mantenido la potencialidad de avanzar que tiene el ser humano y la sociedad que conforma.


Aunque, realmente, ¿¿¿por qué seguir manteniéndola???
Seamos formadores creativos con todas sus consecuencias.

No busquemos formar personas que se parezcan a lo bueno que seamos o sepamos nosotros, sino formar individuos que sepan crecer por ellos mismos según a cada uno y sus circunstancias les convenga e interese.

No busquemos personas que sepan los resultados sin mirar el cuaderno de soluciones, sino que sepan resolver los problemas y no les resulte crucial conocer cuál es la respuesta correcta sino a qué respuesta quieren llegar y cómo hacerlo.

No busquemos trasladar información con el erróneo convencimiento de que estamos trasladando conocimiento y provocando sabiduría, sino aportar herramientas que les sirvan para desbrozar la información, descubrir el conocimiento y llegar, cada cual, a la parcela de sabiduría que realmente le haga feliz.

El ideal de un formador creativo no es provocar clones.
Es conseguir vislumbrar en los logros creativos de los alumnos, un atisbo de que la provocación y el entrenamiento que en su día realizó, para y por sus alumnos, está latente debajo de su creatividad, de sus resultados creativos.
La transcripción de una conversación entre formador y alumno creativos podría llegar a ser así…

F: ¡Eres genial! ¡¡¡Qué maravilla!!!

A: Todo lo que ves ahí, (en ese montaje, performance, cuadro, composición, texto…) me lo has enseñado tú.

F: En absoluto. Tú lo has sacado de ti mismo. A mí jamás se me habrían ocurrido las cosas que se te han ocurrido a ti. Las propuestas, las soluciones, las ideas…No necesitas a nadie para ser plenamente creativo.

A: En serio. Tú estás ahí. Todo lo que hay ahí encima no lo habría hecho sin ti.’

F: En serio te digo yo. Nada de lo que has hecho se me hubiera ocurrido a mí.’

A: Puede, o … no… Lo que está claro es que nada de lo que se me ha ocurrido a mí hubiera surgido si tú no me hubieras provocado. Sin que me hubieras entrenado.

F: Vale. Hasta ahí puedo admitirlo, en parte, pero y además, lleguemos a un acuerdo. Tú ya eras creativo. Puede que no supieras muy bien cómo serlo…. Yo, simplemente, te he abierto puertas…Y tú, has saltado por tus ventanas!!! Maravillosas ventanas!!!’

A: Vale, estamos de acuerdo. Estoy contento, orgulloso, feliz de lo que he logrado. Tú, deberías estarlo de que yo lo haya logrado gracias a tus puertas. Gracias.

F: Gracias. Gracias. Gracias a ti!!! Eres la prueba de que todo esto MERECE LA PENA!!!


Espero vuestras opiniones…
Y no me canso.

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Os espero…

En algún lugar, hacia alguna parte…

SIEMPRE!!!



Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es

domingo, 7 de diciembre de 2014

Sumar y seguir sumando!!!

Sumar y seguir sumando!!!





Este mes he llegado un poco tarde a nuestra cita.
Pero y además, ha sido por una buena causa.
Bueno, no por una, por 10!!!

En 9 días, he impartido un total de 10 talleres a colectivos tan aparentemente dispersos y a la vez tan próximos como, los participantes de mi Seminario de apoyo al taller de Teatro; los participantes del Curso para Directores Noveles de Centros Educativos; los empresarios del Curso de Marketing de Contenidos de una Cámara de Comercio, los profesores de todas las áreas de un IES recibiendo un curso de Técnicas de Drama aplicadas, o los osados profesores del Curso y futuro Grupo de Trabajo de las D’s de la Educación.

Todos ellos han paseado palmito alguna vez por mi blog porque algo he contado de todos ellos.
Y aunque me gustaría hablar de la diversidad de pensamiento que esto me produce y, puede ser que la próxima entrada de este vuestro blog trate acerca de lo parecido o diferente que todos estos colectivos y los contenidos que les imparto, hoy quiero partir de una premisa que a todos les hago saber y que no es sino la siguiente: ‘En todo taller o curso, yo provoco, intento enseñar algo… Pero y además, sin duda, el que más aprende, soy yo… Porque vosotros sois más.’

Esta afirmación que puede parecer de perogrullo, no lo es tanto si pensamos, habitualmente, que el ponente, el profesor, el dinamizador, es el que ‘sabe’ y ‘enseña’ y los demás vienen a aprender.

Sin embargo yo parto de una premisa. Sumar, y seguir sumando!!!

Llegó a mis manos el enlace del vídeo que encabeza este blog. Sí, se parece a muchos otros que hayáis visto. No será ni el más espectacular ni el más sorprendente. Es más, la música, que a mí me emociona, no deja de ser archiconocida. Su significado de unidad me gusta. Aunque es un ‘simple’ anuncio. Sin embargo, fue este video el que vi el otro día y no otro. Fue el que me encendió la chispa y no otro. Fue mi disparador para esta entrada del blog. El himno de la Alegría

Y de verdad que me hace muy feliz hasta la emoción verlo.
Y ya no solo por la música, o por las caras de la gente que alucinan, sino por lo que significa de sumar y seguir sumando.

De los 10 talleres que impartí estos 9 días, sin duda, los más afortunados, fueron los últimos.
Yo llevaba ya 9 talleres sumando y sumando.
Cada propuesta que se refleja en los participantes de un taller es una propuesta probada, analizada, modificada, mejorada, reforzada…
Cada idea con la que provoco a los participantes de un taller, me es devuelta multiplicada por cada uno de los implicados… porque se implican.
Cada experiencia de cada uno de aquellos que se atreven o no tienen más remedio que asumir y ‘sufrir’ mis provocaciones, es devuelta a este provocador, dinamizador, profesor, animador, consultor o ‘loquequeraisllamarmetor’, multiplicada por infinito.

Yo me dedico, fundamentalmente, a dos cosas… Provocar y absorber energía expresiva y creativa y, con todos los resultados, SUMAR Y SEGUIR SUMANDO!!!

Quiero que esta entrada del blog sirva, además, para agradecer el esfuerzo de más de 200 personas que, en poco más de una semana, me han ayudado a crecer y sumar y que, indirectamente han ayudado a que mis próximos alumnos, participantes, provocados… puedan aprovechar y aprovecharse mejor de lo que yo pueda ofrecerles.

Sí, de veras que no es ninguna forma de hablar cuando digo que yo aprendo más que los asistentes a mis charlas, talleres o cursos. Bien es cierto que todo parte de una disposición a dejarse sumar. Una apuesta por recibir, absorber, agradecer…
Hay quien prefiere seguir caminando sobre las aguas o levitar a medio metro del resto de mortales mientras declama su sabiduría.
Yo prefiero mojarme, enfangarme, equivocarme, provocarme a mí mismo…

Creo, realmente creo, que es la única manera de Crear, Crecer y Creer.


Estoy cerca del medio siglo… bueno, no tan cerca aún…

Y, a fuer de ser sincero, creo haber vivido y estar viviendo mucho más de los años que dice mi partida de nacimiento.

Y solo tengo una fórmula… Abrir puertas para que los demás se tiren por sus ventanas y… sobre todo, estar siempre atento a las ventanas, por si se mueve algún visillo y tengo que salir en la ayuda de quien quiera tirarse, para extender mis brazos y servir de arnés, de red o, simplemente, para poder conversar e intercambiar experiencias.

Sumar y seguir sumando!!!

Y no te preocupes. Sí, tú. A ti te lo digo. El día que abras tu ventana, si quieres, si me necesitas, estaré allí, dispuesto a… Sumar y seguir sumando!!!


Espero vuestras opiniones…

Y no me canso.

We are searching our utopia in a continuous present continuous!!!!!

Os espero…

En algún lugar, hacia alguna parte…

SIEMPRE!!!



Fernando Bercebal · momento Devising Consultor · Pedagogo Teatral
Puedes compartir los contenidos de este post con todas las personas a las que creas que pueda interesarle. 
fbercebal@naque.es